Reiniciar (bien) un router con la regla de los 10 segundos

Reiniciar (bien) un router con la regla de los 10 segundos

Reiniciar el router durante 10 segundos soluciona todos los problemas con el WiFi, o eso creen todos los empleados de soporte técnico del mundo, al igual que la mayoría de los usuarios. La verdad es que pueden tener razón: es la mejor forma de poner fin a los cortes de Internet, aunque no siempre tiene por qué funcionar.

Vamos a tratar de explicarte cómo reiniciar tu router correctamente y cuál es el motivo por el que la regla de los 10 segundos funciona en la mayoría de las ocasiones. Todo el mundo lo ha hecho más de una vez: es el nuevo “dar unos golpecitos” a cualquier aparato electrónico para que vuelva a funcionar.

¿Por qué hay que apagar el router durante 10 segundos?

Vaya por delante que la regla de los 10 segundos es completamente arbitraria, aunque tiene su sentido. Simplemente se trata de asegurarte que todos los componentes del router dejan de funcionar completamente.

Casi todos los dispositivos electrónicos tienen unas pequeñas baterías que almacenan energía durante un breve espacio de tiempo una vez que los desenchufas. Por eso a veces al desconectar un aparato el piloto luminoso se mantiene encendido durante unos segundos, porque aún queda una minúscula reserva de energía.

Si quieres reiniciar por completo tu router y hacerlo bien, tienes que desconectarlo el suficiente tiempo como para asegurarte de que no llega corriente a ninguno de sus componentes internos.

Problemas con el router y el WiFi y su solución

Antes de entrar al trapo con todos los problemas del router que pueden hacer que el WiFi no funcione, vamos a explicar por qué apagarlo durante 10 segundos suele solucionarlos, al menos de forma temporal.

Un router es como un ordenador: tiene memoria y sistema operativo, aunque mucho más limitados. De esta forma, igual que cuando reinicias un PC, haces que todo vuelva a su sitio, haciendo que el problema desaparezca. Los procesos se reinician y, a menos de que se trate de un problema persistente, todo vuelve a ir sobre ruedas.

Este es el motivo por el que reiniciar el router y apagarlo durante 10 segundos funciona, pero ¿para todos los problemas? En absoluto. Si es algo puntual puede forzar que sus procesos vuelvan al cauce normal, pero si el WiFi falla constantemente, es que se trata de un error mucho más profundo.

En concreto, los problemas se pueden reducir a tres:

  • Errores y bugs en el firmware del router
  • Conflicto entre la IP Privada y la IP Pública
  • Sobrecalentamiento

La solución a estos errores, sobre todo si son persistentes, son las siguientes:

  • Actualizar el sistema operativo del router accediendo a él y buscando el apartado Firmware
  • Sitúa tu dispositivo en un lugar aireado en el que pueda refrigerarse adecuadamente

 

Dejar un Comentario